`` `` ``

A PRUEBA: NORMAN B18, UNA DULCE SORPRESA

 

Hace un par de años andaba buscando una guitarra de repuesto, para tenerla a mano en una casa que no es mi residencia habitual. El instrumento allí iba a estar un poco expuesto al abandono, a humedades altas, temperaturas bajas, etc. Tenía que ser un instrumento de gama económica pero que funcionara y estuviera bien hecho. Algo de estas características es difícil del conseguir por menos de 300 €.

Cayó en mis manos una guitarra hecha en Canadá por la marca Norman, que construye guitarras desde los años 70, y que creo es filial de Godin, concretamente el modeno B18 L (zurda). Yo ya tenía experiencia con instrumentos canadienses porque soy el feliz poseedor de una Larrivée, y me consta que allí se hacen instrumentos muy buenos.

Cuando la toqué me llevé una sorpresa en mayúsculas ¿de dónde venía ese sonido? ¡Vaya compra!

 


 

Diseño y materiales

Se trata de un instrumento con caja dreagnought, con tapa maciza de cedro y el fondo y los aros de cerezo laminado en tres capas, diapasón y puente de palosanto y mango de madera que no he identificado (creo que puede ser de nato). Incluye un golpeador negro, pala muy sobria con la marca de pegatina y unas clavijas cerradas de tipo estándar. La cejuela y el hueso del puente son de Tusq (Graphtec).

 


Las juntas están muy bien trabajadas, así como el diseño del tacón, la roseta (cuyo dibujo consiste en una serie de hojas de arce) y el fileteado. El trabajo de los trastes es muy bueno, ningún cerdeo, ningún saliente molesto, de no ser por traer de fábrica un ajuste excesivamente alto estaría lista para tocar. Tuve que darle un buen lijado al hueso del puente, pero esto es algo normal. El diapasón tiene puntos guías circulares imitando el nácar, así como puntos laterales metálicos pintados de color marrón.

Aunque este instrumento es de la gama más económica de Norman (que también fabrica instrumentos de más calidad), todas sus guitarras tienen un sistema propio de unión mango-caja llamado Integrated Set Neck system, que aporta una solidez ante deformaciones del mango. Además la tapa está ligeramente arqueada para evitar deformaciones producidas por los cambios de temperatura y humedad.

 

La construcción del instrumento es en general muy buena, teniendo en cuenta su precio. Viene acabada en semi-brillo pulimentado a mano. Se ve un instrumento sólido, diseñado para durar muchos años.

Lo que más me ha sorprendido es la calidad de la tapa, que como hemos comentado es de cedro y ha sido seleccionada tras una prueba de presión (Select Pressure Tested Solid Top). El grueso de la tapa es sorprendente, ¿3 mm quiza?, además tiene una veta muy recta y un agua en toda su superficie que revelan su calidad. Se ve que no está puesta en la guitarra al azar, más bien es donde más se ha invertido, en orden a producir un instrumento que suene bien y no tenga deformaciones. El ahorro está en la madera del mango, que sinceramente, no es muy estética pese al tinte que le han imprimido, en las clavijas, el fileteado de material plástico y la caja laminada. Este es el concepto de instrumento que recomiendo a quienes tengan este presupuesto (unos 360 €), ya que es la mejor combinación económica: sonido y solidez a cambio de estética algo espartana. Quien quiera lacados negros y un cutaway veneciano a este precio (hay mucho de esto en el mercado) tendrá lo contrario: mucha estética y poco sonido (de comodidad mejor no hablar).

 

 

Comodidad

Una vez ajustado el hueso del puente puede comprobar que se trata de un instrumento muy, muy cómodo en cuanto al tacto, ya que tiene tiro corto (24.84″ = 63,1 cm), lo cual le da un tacto blando que hace que tocar en ella sea un placer. Reconozco que antes no me gustaban las guitarras acústicas de tiro corto, porque tienen el puente más pegado a la boca y esto afecta a la posición de la mano, pero desde que tengo un par de guitarras de tiro corto reconozco que me gusta tanto como el largo: ambos tienen sus pros y sus contras. La curvatura del diapasón (radio de 16″) y el ancho de la cejuela 43 mm, más o menos los normal en las dreadnought.

Ideal para principiantes por su comodidad y por su sonido dulce, cristalino y potente.

 

Conclusión

Un instrumento muy recomendable, por su precio económico, buen sonido y sólida construcción. Como hemos indicado anteriormente, se ha invertido en la tapa y en una construcción sólida en aras de abaratar costes.

A continuación incluyo mi valoración del instrumento, en la que he tenido en cuenta en todo momento el precio del mismo y la gama a la que pertenece. Mi valoración sobre 10:


 

Especificaciones


Tapa: Cedro macizo
Aros y fondo: Cerezo laminado
Mástil: ¿Nato?
Diapasón: Palosanto
Puente: Palosanto/Tusq
Tiro: 24,84″ (63,1 mm)
Ancho de cejuela: 1-11/16″ (43 mm)
Acabado: Semi-brillo pulido a mano

 

 

Permalink

Hay 6 comentarios sobre este artículo:

  1. avatar Guillermo says:

    Buenos días Juan Carlos;

    Me enamoré de esta guitarra en tu blog y encontré una que vendía un particular a muy buen precio y la compré. La guitarra estaba nueva sin estrenar.
    No me ha defraudado, me encanta, pero tengo el problema que mencionas, las cuerdas están demasiado altas y no la siento cómoda. ¿Me podrías decir cuanto rebajaste el puente en la tuya?
    Lo hice a ojo con una Dean que tengo para aprender, y quedó bien, pero en esta me gustaría retocarlo con un poco más de precisión.

    Muchas gracias por todo y por tu blog.
    Es fantástico para los que estamos empezando e intentando aprender.

    • avatar Zurdillo says:

      Hola. Gracias por tu mensaje. Actualmente no recuerdo el dato que me preguntas. Pero sí te puedo decir que, al rebajar el hueso del puente (que no el puente) seas conservador. Es mejor montar y desmontar varias veces el hueso porque se haya quedado alto que tener que comprar otro. Suerte

  2. avatar santi says:

    Muy buenas, yo soy poseedor de una norman protege b18 tobacco, y estoy enamorado de ella. Es la misma guitarra que las art and lutherie, pero responde a estratégias de ventas. En europa apenas se distribuyen, y las art and lutherie en america no se conocen. Tambien son como las seagull. El mismo perre xon distinto collar

  3. avatar Pablo says:

    Hola Juan Carlos,
    tengo la intención de hacerme con una acústica, y estoy investigando entre esta marca “Norman” y “Art and lutherie”. La verdad es que se encuentra poca información sobre ellas.
    Quería consultarte, ya que eres poseedor de una, ¿conoces Art and lutherie? si la comparamos con una Norman, ¿cual sale ganando? Y otra cosa, ¿dónde se compran estas guitarras con opción a prueba? Estoy por Granada y por aquí no las tienen.

    Gracias de antemano

  4. avatar Gonzalo says:

    Norman fue el primer “socio” de Robert Godin. En ese entonces Godin reparaba guitarras, y Norman era un anciano que vivía apartado de la ciudad. Godin le propone que si fabrica algunas quitarras él se las intentaría vender en su comercio. Y allí nació Norman Guitars, que efectivamente hoy es parte de la familia Godin. Felicitaciones por tu Norman, es una gran guitarra… que la disfrutes.

Deja un comentario