`` `` ``

CÓMO GRABAR GUITARRAS ACÚSTICAS Y NO MORIR EN EL INTENTO

 

Este artículo de David Blasco fue publicado el 31 de octubre de 2007 en el foro acústico de Guitarramanía. Se trata de un artículo muy ilustrativo, con mucha información de calidad y muchos datos interesantes, y que a mí personalmente me sirvió de referencia en mis primeras grabaciones con la guitarra acústica. Agradezco al autor el permiso para publicarlo en este blog.

 

Hola, como siempre aparecen preguntas con dudas sobre la grabación de guitarras acústicas por este subforo, le comenté a Ertai si creía interesante que me trabajara una especie de guía muy básica para realizar nuestras producciones en casita, sin gastarnos mucho dinero. Iré editando para ampliar poco a poco y, para cualquier sugerencia, crítica o duda, aquí me tenéis.

 

1. Acústica de la sala

Es una norma aceptada que la máxima calidad de sonido que podemos obtener en una grabación viene limitada por la calidad entregada por el peor de los elementos de la cadena de grabación que usemos. Nos podemos comprar la mejor tarjeta de sonido, el mejor micrófono, los mejores conversores, una consola de gran calidad, cableado excelente y un DAW de nivel profesional y no obtendremos una calidad de grabación decente si la acústica de la sala dónde grabamos no tiene unas condiciones mínimas.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la mayoría de los foreros no disponen de un estudio de grabación o de un lugar acondicionado para realizar esa tarea, ni entra dentro de sus objetivos acondicionar una sala para tales efectos. Muchas veces echamos la culpa al equipo utilizado de los resultados obtenidos, pensando que cambiando alguno de sus componentes mejoraremos notablemente nuestras producciones, pero con frecuencia es la propia habitación donde grabamos el verdadero cuello de botella de la calidad de grabación; en una sala no acondicionada acústicamente, en el mejor de los casos y pudiendo emplear equipos profesionales, lo único que se consigue grabar con gran realismo es el mal sonido que se genera en torno al sistema de captación. Ese y no otro es el motivo que siempre me ha llevado a echar para atrás a la gente que se quiere comprar equipo pro para usar en su casa: un micrófono Neumann o un Brauner de varios miles de euros en manos de un inexperto que graba en su dormitorio sólo entrega un 15% de su potencial, y quien lo tiene para este uso, o bien está mal asesorado, o es un fetichista del audio al que le sobra el dinero. A pesar de todo lo anterior, hay algunas normas que, incluso en una habitación de una casa, podemos llegar a cumplir.

Permalink

Deja un comentario